viernes, 16 de septiembre de 2011

¿Podrías mover tu indiferencia? Está aplastando a mi corazón.

Mentías. Lo hacías constantemente, y es lo que tiene, el amor es ciego. "Eres lo mejor que hay en mi vida". Y a lo mejor tú si que lo eras para mí, pero... dejaste de serlo. 1, 2, 3, 10, 50. Pero no más. Utilizado. Maniatado. Preso en mis sentimientos. Así me hiciste sentir, algo que jamás olvidaré. Pasaste a un segundo plano, quizás a un sexto también, ya no me importaban tanto tus mentiras, incluso... ya no me importabas. Tampoco me sigues importando. Me dueles cuando pienso todo el tiempo que llegué a perder contigo. Algo que nadie me devolverá. Ni siquiera alguien que me pueda querer más que tú... que ya hay personas así. Y quien quiera estar realmente a tu lado hará lo imposible por lograrlo. Algo que tú, no hiciste.

2 comentarios:

  1. Pf, me gusta porque yo también me sentí así..

    ResponderEliminar
  2. Es desagradable sentirse así de esa manera, la verdad... Pero bueno. ¡El karma existe!

    ResponderEliminar