martes, 29 de noviembre de 2011

18 primaveras tengo.

Hace 6575 días que vine aquí para ser alguien, ser quien soy en estos momentos. Ser aquél que por mucho que caiga se va a levantar una y otra vez. Aquél que desea lo mejor para los que tiene alrededor, a quien le gusta que los demás sonrían. Por que no hay nada más bonito que hacer feliz a alguien que se lo merece, y vosotros os lo merecéis. Sois quien sois, sois las personas que siempre he querido tener a mi lado, y por suerte, os tengo. Debo agradeceros todo lo que habéis hecho por mí, por ayudarme cuando más lo necesitaba, por hacerme reír en momentos que ni siquiera imaginaba que podría hacerlo, por hacerme llorar con vuestras palabras, y por supuesto, por seguir hoy a mi lado. ¿Sabéis? Sin vosotros nada sería igual. Y tampoco hubiese sido igual sin las personas que pasaron anteriormente a lo largo de el tiempo vivido, sin ellas no sería un poco más feliz, amable, e incluso más maduro de lo que podría haber sido. Os debo mucho, lo sé. Algunas personas sé que os voy a tener toda la vida ahí, y sin embargo, otras no, pero aprovecharé el tiempo a vuestro lado, ya que el tiempo es oro. ¡Que teneros es un regalo! Mi mejor regalo que tengo, y que jamás tendré.
Empezando por esos tres campeones, Jorge, Germán, y Diego. Germán, Diego y Jorge. Diego, Jorge y Germán. El orden de los factores no altera el producto, sois increíbles. Nunca olvidaré todo lo que habéis llegado a hacer por mí, por todos estos años magníficos a vuestro lado, que no se olvidan. Por que nosotros preferimos perder el tiempo con los amigos que perder amigos con el tiempo, y así se ha demostrado. Nos queda mucho tiempo, muchas cosas por disfrutar, os quiero. 
Y tú, apareciste de la nada para iluminar mi mundo, para hacerme feliz, no sabes cuanto te lo agradezco, Blanca. Contigo todo es más bonito, mucho más feliz, más fácil. Debo de decirte que eres lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo, y que jamás te olvidaré. Pintaremos los días de color cuando sean grises, ¿Te acuerdas? ¡Lo estamos haciendo a la perfección! Nos quedan muchos sueños por cumplir... Y los cumpliremos. ¡Te quiero infinito! 
Y mis padres, que sin ellos nada de esto hubiese sido posible... No hubiese celebrado este 18º cumpleaños, esta etapa de mi vida, una de las más complejas, de las más difíciles, y la más bonita, sin duda. Quería agradeceros mucho, porque me habéis enseñado a ser lo que soy, si soy así es por vosotros, nada más y nada menos. ¡Una gran suerte teneros a vosotros! Aunque a veces me saquéis de quicio. ¡Que no son pocas! Pero bah... En el fondo os quiero más que a nada. 
¡Muchas gracias por hacer posible todo lo vivido, por alegrar mis días, y por hacer feliz a esta persona!

No hay comentarios:

Publicar un comentario