lunes, 9 de enero de 2012

Quédate conmigo esta noche.

Acuérdate de aquella noche, cuando tu estés acostada ahí, piensa que yo también lo estuve a tu lado. Desde un principio te quise. A mi lado. Mis lagrimas caen como cuchillas... Todas las palabras que dijimos entran ahora por mi cabeza. Y nada tiene sentido en este lugar, no estás tú. Hicimos todo lo que pudimos, y pensar que ahora no se puede hacer. Deseo poder regresar allí. Me pierdo a mi mismo, se sacude el dolor en mi cabeza. Me estoy derrumbando, tal vez.
Podemos ser, una y otra vez.
Podemos ser, para siempre.

1 comentario:

  1. Se que suena un poco... Pero me sorprende que un chico sea capaz de de escribir así ya que la mayoría (Al menos de mi clase) No son suficiente maduros como para expresar cualquier tipo de sentimiento. Me encanta tu blog. Te sigo, besos:)

    ResponderEliminar