viernes, 24 de febrero de 2012

Días de cristal; nadie los podrá tocar.

Mi almohada absorbe mis lagrimas, mis llantos. Ella creo que me comprende cada noche que paso sin ti... De querer hasta doler. 135 días juntos. Hoy no escribo desde el metro, escribo desde aquí, tu cama, mi cama. Te escribo porque me faltas. Porque me quedare contigo, aunque ya no quede nadie. Girarme, verte ahí... Sonriendo aún, y despedirnos con una sonrisa, la misma que el próximo día nos volverá a unir. Cuando te espere en tu portal, buscando esa sonrisa por el cristal... Nueva y vieja sensación, poder recuperarse antes de que salga el sol.

1 comentario: