domingo, 4 de marzo de 2012

Quise un mundo mejor; quise que tu fueses mi mundo.

Tal vez te escribo cartas, porque te mereces saber lo que siento por ti. O lo que pienso en diferentes ocasiones de mi vida. Vuelvo aquí, donde te escribí todo aquello que hizo que te parases a pensar, a escucharme, a quererme. Te quiero a pesar de todo, de la poca distancia que nos separa, de nuestros malos momentos, y de algún que otro enfado. Estarás pensando que hoy te digo las cosas malas, y no, tan sólo pretendo hacerte saber que aunque no me mires, estoy detrás tuya esperando a que te gires, o hagas algún gesto. Que no te das cuenta, pero te miro a cada segundo, y cada uno que pasa me gustas mas. No me imagino sin ti, sin una de nuestras tardes, o tus besos de despedida. O que te lances a mi subiéndote encima, como tanto me gusta... No te aseguro un para siempre y que todo irá bien, pero lo que sí puedo decirte es que no dudes en contar conmigo; que estoy aquí, a tu lado. Días irrepetibles, momentos que jamás olvidaremos. Como aquél día 12 de Octubre. Te doy las gracias por estar a mi lado, por quererme, por cuidarme, te las doy por seguir a mi lado pese a todo, y por haber hecho de esto algo que en la vida olvidaré. Gracias otra vez por ser la razón de mi sonrisa, por no separarte de mi ni un sólo segundo. Porque cada vez que estoy a tu lado me siento único. Porque eres mi vida, y no me imagino sin ti, Blanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario