domingo, 29 de abril de 2012

Ven aquí, yo te haré feliz.

He pensado algo horrible, me decías, mientras estabas con la cabeza en mi pecho. Miedo, me decías que tenías miedo a que algún día no volvieses a escuchar los latidos de mi corazón. No dejarás de hacerlo nunca. ¿Verdad que no dejarás que deje de latir? Porque late por ti. Porque el ritmo de mi vida lo marcas tú, como un marcapasos, como el despertador que suena día tras día, y que hace que sonría al pensar que queda menos para verte. Porque estás en mi corazón, porque siempre estarás. Porque te amo, porque siempre te amaré. Recuerda...
∞ + ∞ = Tu y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario