domingo, 29 de julio de 2012

Lo único que quiero es verte amanecer.

Y en ese momento me di cuenta de que la vida no era nada. No era nada sin estar a tu lado. Pusimos la tierra a nuestros pies, apartamos las nubes, y tú, la estrella que brilla en mi cielo. Y es que juntos somos un terremoto, y separados, un volcán, hasta estallar. Y ahí, me sobraba todo, te tenía a ti, dormida en mis brazos, y el sonido de las olas chocando en la arena relajaba más que nunca. Pedía un deseo al paso de la estrella fugaz, contigo, siempre, toda mi eternidad. Las olas borraban de una nuestras pisadas, nuestros deseos, el deseo de estar toda una vida juntos. Y ahí, nuestro amanecer, son las 6:59 y te tengo aquí, abrazada a mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario