domingo, 12 de agosto de 2012

Felicidades princesa, me has robado el corazón.

Es tuyo, como lo fue aquel día 24 cuando me robaste aquella eterna sonrisa. Me enamoraste, me enamore de aquellos ojos tan bonitos, y los que siguen siendo mi perdición cada día. Y te supe enamorar. Y nos enamoramos. Ya hace 10 meses de aquello, el tiempo ha pasado rápido, preciso, y a veces tranquilo. Ni sin ti, y contigo. Me has hecho ver el amor, lo que es, y su significado. El significado de querer a tu mitad, por no decir, a tu entera, porque así lo eres para mí. Eres mi vida entera. Y aquí en estos párrafos de letras escritas no se esconde detrás un solo sentimiento, sino muchos que cada día salen a flor de piel. Son 305 días, cuando lo leas quizás son más, supongo, te veré, y te daré esta carta, la cual leerás y sonreirás, sumergiéndote en nuestros momentos de amor, de fantasía. ¡Hola caracola! ... ¿Lo echabas en falta?
Tan sólo decirte que si todo sale bien espero verte sonreír como nunca antes lo habías hecho. Porque en tu sonrisa se refleja mi mundo. Porque tu eres mi mundo.

(Esta carta es para ti, mi pequeña, te la escribí para dártela allí, donde solíamos ser felices)

No hay comentarios:

Publicar un comentario