viernes, 28 de septiembre de 2012

Yo estoy hecho de ti...

Allí estaba yo, frente a ti, donde siempre imaginé. Entonces tus formas tenían el sentido perfecto, al compás de tus suaves movimientos. Te imaginaba con la cantidad exacta de luz, la suficiente la cual yo pudiese imaginar el resto. Me descubrí mirándote, y puse empeño para descubrirte al detalle. Centré la atención en tus ojos, grandes y de colores preciosos. Entonces fue cuando por primera vez te descubrí en mí. Allí estabas tú, en cada movimiento, en cada parpadeo. En cada uno de los rincones de mi cuerpo pude descubrirte, en algunos más escondida que otros, pero en casi todos estabas presente.
¿Por qué prácticamente tú y yo formamos un solo elemento? ¿Un solo ser?
Te había idealizado tanto que poco a poco me fui componiendo contigo, hasta descubrir que yo estaba completamente hecho de pedacitos de ti.
Soy feliz sabiendo que has compuesto mi vida... De saber que hoy tú eres parte de mí. Hay veces que es imposible no contar contigo, sencillamente porque formas parte de mí.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

All you need is love. Felices 11.

Hay veces que te sientes mejor que otras, ocasiones y momentos que te hacen sentir mejor. Más feliz, más completo. Y hoy será uno de esos días, lo sé, es contigo. Como todos los que paso junto a ti, soy feliz. Soy completamente feliz a tu lado. Y es que desde que llegaste tú... Mi vida ha dado un vuelco, has quitado todos mis días grises, los has convertido en felicidad. Ya son 11 meses que viniste aquí a mi lado. Ha pasado mucho tiempo, es verdad. Te sigo queriendo, con las mismas ganas que aquél día en la hierba tumbados. Con la misma fuerza que el día que te dije que te amaba, porque siempre te he amado. Porque eres la luz de mi mundo. Y siento que es verdad... Vamos a estar juntos toda la vida. Y a hacer realidad todos nuestros sueños, como a veces hablamos de planes de futuro... ¿Saldrán con los ojos azules o verdes? ¡Más da, mientras seamos felices! Eres genial Blanca. Nunca tendréis la suerte que tuve yo aquél día de mirarla a los ojos y sonreír, y que me devolviese la preciosa mirada que tiene, y su sonrisa, su sonrisa fue espectacular. Me hiciste sonreír, y es que hacía tanto tiempo que nadie me sacaba una sonrisa... Por eso lo intenté, porque en tu mirada vi un mundo para los dos. Porque noté que te merecías lo mejor. Por eso te escribo esto, porque me encanta verte leyendo lo que escribo, y te haga feliz. Porque en tus brazos yo me siento seguro. Porque entre tus besos, yo me pierdo. Y en tu mirada aún sigo viendo aquél mundo que en ese momento vi. No olvides que si algún día me regalasen un futuro... No lo querría sin ti.

Te quiero, mor.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Azul como eres tú, el mar y el cielo azul, como tú.

Mirándote en silencio estaba percibiendo los restos de nuestro reencuentro. Una vez más aquí, te abrazo por detrás, y es que no te quiero dejar ir... Recordé sin querer cómo era el tacto de tu piel, como siempre en el ascensor, por cada vez que te vi marchar... Y el reloj se paró, pero el tiempo mereció la pena. Lloraba solo en aquél rincón, y aún era el viejo ganador. Fue lo mejor.