sábado, 12 de enero de 2013

15 meses a tu lado.

458 son los días que sumamos. 1 año y 3 meses. Tan especial como el primero, y tan intenso como cualquiera. Hay veces que se hace difícil, algunas, más llevadero, y otras sin embargo, alcanzamos la felicidad absoluta. No todo sale agusto a las expectativas de uno o de otro, aunque deberíamos de poner aún más de nuestra parte. Aquí vengo a decirte lo importante que eres tu para mi. Sigo notando como el cosquilleo entra y recorre todo mi cuerpo, al verte, al escucharte, al ver algo relacionado contigo, con nosotros. Y llega hasta el punto de enamorarme aún más de lo que lo estoy por ti. Me vuelves loco, y lo sabes ya. Todas las noches eres mi último pensamiento, aquel en el que dibujo tu rostro al otro lado de la almohada. Suelo pensar que el día menos pensado pasará, que estaremos juntos en la misma cama, que compartiremos los mismos sueños y pesadillas; que habremos hecho realidad un sueño; despertar junto a ti. Es hermoso el instante en sí. 
Recuerdo cuando nos despedíamos en el portal y nos mirábamos hasta desaparecer de la vista, cuando te asomabas a la ventana para verme marchar, era tan triste y bonito a la vez...
Cuando echábamos la tarde en el río, en cualquier banco, tu aún con la mochila, y yo con las ganas de siempre, de verte sonreír. 
Solía mirarte la sonrisa, el pelo, las manos, los ojos. No podía creer que en aquel entonces tenía a la chica con la que siempre había soñado a mi lado. Era tan irreal como ficticio. Y ahora, han pasado muchos días, en apenas un mes y poco llegaremos a los 500 días juntos. Una eternidad, pero aún me sigue pareciendo poco, quiero más, y más. Puedes llamarme obseso, pero lo único que quiero es que esto no acabe nunca. Por eso pondré de mi parte, y espero que tu también a partir de ahora, como antes, y como siempre. Recuerda, y no olvides que te espero, y no esperes que te olvide.
Te quiero Blanca, eres lo más grande de este universo
458.

No hay comentarios:

Publicar un comentario