jueves, 2 de mayo de 2013

Volar a tu lado.

Deslizando mis dedos por tu cadera observo como un mundo tan sencillo como el nuestro puede aportar todo lo que yo necesito. Algo sobresale de tu mirada, que se entona con tu sonrisa, y a la misma vez, me hace llegar hasta el cielo. Volábamos, volamos. Volaremos tan alto como el Everest, como los globos aerostáticos. Llegaremos tan lejos como llego el hombre a la Luna en 1969. Como tu y yo aquel día supimos construir un mundo como el nuestro, que llegaría a ser el único mundo especial entre tantos. Gracias por la sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario