martes, 10 de septiembre de 2013

El mejor de los pecados, el haberte conocido.

Despertamos una vez con el aroma de haberlo vivido antes. Surrealista. Apenas podíamos movernos de ahí, estábamos encadenados en un mundo hecho para nosotros. Lo creamos tu, yo, nuestro amor. Ahora ya no podemos escapar. Aunque quieras. Nuestro propio sol que sale al despertar, cuando abres tú los ojos, y nuestra luna, que se ilumina al cerrar tus párpados. A veces luna llena, a veces menguante. En muchas ocasiones nos queremos tanto que producimos eclipses. En fin, no hay nada mejor que soñar despierto, nada como tenerte a mi lado sin que tú estés, no hay nada como estar contigo.

miércoles, 3 de julio de 2013

Nadie se atreverá a salir corriendo si digo que te echo de menos.

Acelerar el pulso al tiempo, en un momento estaré allí. Espérame, lo sabes bien, me quedaré. Encontraré la posición en tu mirada, rescataré tu corazón, y en un momento en un rincón te observaré. Por dentro, donde nadie sabe verte, donde nadie se ha atrevido a entrar, donde dicen que hay peligro de derrumbe... donde a veces siempre duele, donde cuesta respirar. Después de tanto tiempo me he dado cuenta de que las cosas que me asustan me hacen más feliz.

miércoles, 26 de junio de 2013

Siempre serás tú.

La más intensa melodía, tú. Siempre, siempre... Fugaz, como la estrella que pasó aquél 25 de julio por el cielo, que se abrió para nosotros. Así llegaste tú, rápidamente para darme todo tu amor. Necesitaría todas las palabras del mundo para inventar una nueva que describiese todo lo que siento por ti. Mientras, me conformo acompañándote en este viaje tan largo que nos espera. ¿Necesitas una razón para quererme?
Cuando lo necesites, mira a tu lado, ahí estaré yo.

viernes, 7 de junio de 2013

Enamorado de ti.

Se que ríes, lloras, eres feliz y a veces te pones triste. Te veo desde detrás del cristal. Se que añoras, imaginas y vas detrás del amor como si se escapase corriendo. Se que detrás de todo esto hay dos razones y un par de pasos a dar, pero nadie se quiere detener para ser el primero en ello, ahora sólo estamos tú y yo, tú te das la vuelta, y yo corro hacia ti. Se la pasión, la ternura, la belleza que escondes en tus labios. Se tanto de ti que podría decir que vivo enamorado toda la vida, enamorado de ti.

jueves, 2 de mayo de 2013

Volar a tu lado.

Deslizando mis dedos por tu cadera observo como un mundo tan sencillo como el nuestro puede aportar todo lo que yo necesito. Algo sobresale de tu mirada, que se entona con tu sonrisa, y a la misma vez, me hace llegar hasta el cielo. Volábamos, volamos. Volaremos tan alto como el Everest, como los globos aerostáticos. Llegaremos tan lejos como llego el hombre a la Luna en 1969. Como tu y yo aquel día supimos construir un mundo como el nuestro, que llegaría a ser el único mundo especial entre tantos. Gracias por la sonrisa.

miércoles, 17 de abril de 2013

Esta soledad, que nos está matando.

No había necesitado escribir en estas sucias líneas la soledad que siento en mí. ¿Sentir el suelo al pisar? Sí te acuerdas de mí, si curiosa vez piensas en mí, si me recuerdas, si me echas de menos, yo te diré que me está consumiendo la soledad en estas líneas. Cuando pienses en mí, calla, sonríe por lo que pasó. Y si esbozas una sonrisa que no sea a solas, y que tengas que ocultar tu inquietud por esa pizca de felicidad que ha corrido por tus venas en tan solo unos segundos. Qué sabrán los demás de tu alegría. ¿Qué más da? Procura ocultarlo. Si alguna vez te cruzas conmigo, mírame, yo estaré bien.
"Haz ver que me olvidas, y me acabarás olvidando."

domingo, 10 de marzo de 2013

Sin ti no soy yo.

Me mirabas con esos ojos tan azules, cada vez lo eran más, a medida que iba pasando el tiempo, sabía que estábamos en la cumbre de nuestros desperfectos. Mientras, saltaban gotas de agua salada, brotaban como de un manantial, tan amargas como reconciliadoras. Volaban nuestros pensamientos por la habitación, rodaban los sueños en nuestro estudio de cine, y seguían las promesas esperando para cumplirse. Bajabas la cabeza, y volvías a mirarme, esos ojos azules que no me dejan dormir... Me susurrabas, me decías las cosas más inimaginables que nunca pensé, me abrías la puerta para ser feliz, pero solamente si no te llevaba conmigo. Dejabas de lado nuestras promesas, nuestros sueños en nuestro propio estudio de cine... Pero no iba a dejar de irme de ahí sin ti, ni puedo, ni quiero. Nos dijimos tantas veces adiós que despedirnos significaba reinventar un reencuentro.

lunes, 25 de febrero de 2013

Corre corazón, de los dos tú siempre fuiste el más veloz.

Me miras, siento lo que sientes, me abrazas, y empiezo a notar tu calor,  yo seguiré siendo el ángel que te guardará al temblar. Unidos somos lo más, más fuerte que cualquier huracán. Y es que es bonito pensar que al despertar te tengo a mi lado aunque no lo estés. Que el tiempo pasará y yo nunca olvidaré lo que decías al despertar... Soñar en la misma almohada, llevarte de la mano a nuestro banco, preguntarse como algo tan pequeño se ha hecho tan grande. Y después de un tiempo ya todo recobraba sentido, que a las 3 o a las 5 busques mis brazos en los que te regocijas cada vez que lo deseas. Reír llorando, sacar recuerdos de nuestra caja de amor, y ahora ya sabes, aquí te escribo un recuerdo más. Y ahora ya lo sabes, aquel día me enamore de ti.

lunes, 11 de febrero de 2013

Esto no acaba aquí.

Y una vez más aquí estamos pequeño, nuestro día se presenta tan perfecto como siempre. Hoy pintaremos de azul los momentos grises y volaremos muy alto, juntos, siempre tú y yo. Es de algún modo, especial. He invadido tu blog, una pequeña sorpresa. ¡Hola caracola! Y bueno, quería contarte una historia...

Ella se había fijado en él, aunque no le cabía en la cabeza que un chico más mayor se fijase en ella. Pero eran tan guapo. Con su sonrisa y esos ojos que te quitan el aliento. Además tenía algo especial, algo de lo que ella sigue enamorada un año y cuatro meses después. Hablaron toda la noche, eran como almas gemelas. Se entendían, y los dos ansiaban estar junto al otro, abrazarse y rozar sus labios. Con solo tenerle cerca ella se habría conformado. Y por fin, tras esa noche sin conciliar el sueño, ambos, entre muchos nerviosos, se encontraron. Ella giró la cabeza, adornada con ese pelo dorado y le vio. La esperaba, siempre la había esperado. Y sus pies inconscientemente se acercaban temblorosos. Y su sonrisa, no sé quien de los dos sonreía más. Eran de esas sonrisas que parece que no tienen fin, que inundan tu cara y cualquiera que la ve sabe al instante que eres inmensamente feliz. Lo que no podían saber, ni las personas que les veían sonreír, ni ellos mismos, es que juntos crearían la historia de amor más perfecta del universo. Y que aunque pasasen los años y los siglos, lo suyo nunca acabaría. Por fin se quedaron a centímetros. Centímetros que él hizo milímetros, milímetros que quedaron en un beso. Ese primer beso, torpe y tan perfecto a la vez. Único, como ninguno. Y al separarse, las mejillas encendidas de ella delataban lo que aquel beso había creado. Un día, no uno cualquiera, sino un 12 de Octubre de 2011. El día más importante en la vida de ambos. Un día grabado a fuego lento en sus corazones.

Te amo muchísimo Alex.
Tuya, mío. 12

sábado, 12 de enero de 2013

15 meses a tu lado.

458 son los días que sumamos. 1 año y 3 meses. Tan especial como el primero, y tan intenso como cualquiera. Hay veces que se hace difícil, algunas, más llevadero, y otras sin embargo, alcanzamos la felicidad absoluta. No todo sale agusto a las expectativas de uno o de otro, aunque deberíamos de poner aún más de nuestra parte. Aquí vengo a decirte lo importante que eres tu para mi. Sigo notando como el cosquilleo entra y recorre todo mi cuerpo, al verte, al escucharte, al ver algo relacionado contigo, con nosotros. Y llega hasta el punto de enamorarme aún más de lo que lo estoy por ti. Me vuelves loco, y lo sabes ya. Todas las noches eres mi último pensamiento, aquel en el que dibujo tu rostro al otro lado de la almohada. Suelo pensar que el día menos pensado pasará, que estaremos juntos en la misma cama, que compartiremos los mismos sueños y pesadillas; que habremos hecho realidad un sueño; despertar junto a ti. Es hermoso el instante en sí. 
Recuerdo cuando nos despedíamos en el portal y nos mirábamos hasta desaparecer de la vista, cuando te asomabas a la ventana para verme marchar, era tan triste y bonito a la vez...
Cuando echábamos la tarde en el río, en cualquier banco, tu aún con la mochila, y yo con las ganas de siempre, de verte sonreír. 
Solía mirarte la sonrisa, el pelo, las manos, los ojos. No podía creer que en aquel entonces tenía a la chica con la que siempre había soñado a mi lado. Era tan irreal como ficticio. Y ahora, han pasado muchos días, en apenas un mes y poco llegaremos a los 500 días juntos. Una eternidad, pero aún me sigue pareciendo poco, quiero más, y más. Puedes llamarme obseso, pero lo único que quiero es que esto no acabe nunca. Por eso pondré de mi parte, y espero que tu también a partir de ahora, como antes, y como siempre. Recuerda, y no olvides que te espero, y no esperes que te olvide.
Te quiero Blanca, eres lo más grande de este universo
458.

martes, 8 de enero de 2013

¡Felicidades Blan!

Ya han llegado, tus 17 años ya están aquí. Hace uno y medio que te conozco, lo bastante para saber el tipo de persona la cual eres y en lo que te has convertido para mi. Hoy es tu día, es día de disfrutar porque es sólo tuyo. Un año más estoy a tu lado para desearte lo mejor, que cumplas más y más a mi lado, si es posible. Tu infancia, cada vez que me hablas de ella, la imagino como sí de una película se tratase, como sí tu fueses la protagonista de ella. Porque es así, tu eres la protagonista de tu vida; y de la mía. Por aquel 1996 nacías, y doy gracias, no sólo por estar a tu lado, sino por haber descubrido a la mejor persona que mucha gente anda buscando. Hoy vale todo, tu mandas, tu me guías. Eras, eres, y serás mi princesa encantadora. Esa sonrisa nunca la olvidaré, tu sonrisa. Tan eterna como duradera. Se ha clavado en el fondo de mi corazón para no poder salir nunca más. Me alegro de haber podido compartir muchos momentos a tu lado, de poder tenerte para lo que sea. Tanto para amigos, como para novios. Ya pueden pasar 12, 24 y 25, porque a cada uno de ellos los pienso contar. 8 de enero y 29 de noviembre. Tu y yo. 
Intentare darte lo mejor de mi, por supuesto hoy, y todos los días de tu vida. Nunca olvides que eres la mejor amiga del mundo, y la que muchos quisieran tener. Dulce, cariñosa, con tu toque de niña pequeña, porque siempre lo serás, mi niña. Disfruta Blanca, que estas cosas solo ocurren una vez al año, y es tu oportunidad. No dejes pasar las cosas buenas, y para estos 17, te doy un consejo, se responsable, y saca adelante todo lo que este en tus manos, si no puedes, a tu lado estaré yo para ayudarte, tienes otras dos manos más. Y por último y aquí termino, gracias por compartir este día tan especial para los dos. Eres increíble pequeña. Te quiero, tu chico.