lunes, 26 de noviembre de 2012

412 a tu lado.

Amor, que para mi solo hay uno, eres tú. Hoy martes 27, puede parecer que es un día cualquiera; que estamos a dos días de mis 19 años; o que hace dos cumplimos 5 meses de aquel bonito día; o hace 3 días, hacia un año y dos meses que nos conocimos. Pero no vengo a hablarte de ninguna de esas cosas, hoy, las cuentas salen a 412. Sí, de eso te hablaba en un principio. De qué es especial cada día 12 a tu lado, y más si eres tú mi felicidad. Ya fue hace mucho. Yo sigo teniendo las mismas ganas que antes, las mismas ilusiones que el primer día. Las mismas ganas de escribirte una deliciosa carta cada día. Es tu mirada la que me hace seguir en pie, son tus preciosos ojos los que nos iluminan nuestro mundo, formado por tan sólo tu y yo. En un mundo en el que tus palabras de amor son como el rocío de la noche, y tu pelo, la arena de la playa donde una noche nos tumbamos a ver las estrellas pasar. Las olas tus caricias, tan lentas como susurros a flor de piel; y tu risa es la mejor melodía jamás compuesta. Tus labios son la entrada, una vez entrado no se puede salir; no se quiere salir; no quiero salir. Quiero decirte que nunca jamás idee una persona como tú. Nunca pensé que eras tan real, tan como lo eres tú. Eres maravillosa, tan genial como el tiempo que pasamos juntos. Fantástica, como la historia que vivimos, tan asombrosa como fascinante. Mi cielo, mi pequeña, mi todo. Te quiero, y lo que no quiero es que lo olvides. Te amo, y amo cada rincón de tu cuerpo. Te adoro, y te adoro tanto como la mancha de nacimiento que tienes en tu pierna izquierda. Tu y yo, siempre juntos, mi amor.

viernes, 16 de noviembre de 2012

No sin ti.

Hemos reído, hemos llorado. Hemos sabido que éramos lo que más hemos amado. Contigo todo es más fácil, más llevadero. Contigo mi mundo es azul, como tú. Como los días felices junto a ti. Ha pasado mucho desde entonces, aún te recuerdo como la chica de los 15 minutos, y así es. Como cada mañana, al verte venir medio dormida. Y luego subes al coche, nos damos un beso y creamos un abrazo cálido, enorme. Con muchas ganas de empezar un nuevo día, si es a tu lado. Contigo no, no sin ti. No seré aquel príncipe que beses y se convierta en sapo. Sino que seré aquel que dará todo por ti, para que seas la más feliz.

viernes, 12 de octubre de 2012

366 días a tu lado.

Hoy hace un año que estamos juntos, hace un año que comenzó todo. ¿Volvemos al principio? Fue todo rápido, conscientemente. A estas horas hablábamos, quedábamos para esta tarde a las 6. Habían nervios, habían sonrisas que mostrar. Había de todo, menos tristeza. Fue el trayecto más largó que en mi vida realicé, paso tan lento el tiempo que pensaba que se había parado todo... Y ahí estabas tu, con tu sonrisa inquieta, con tus dudas. Y te bese. Empieza un largo viaje. Andábamos al mismo compás, al mismo ritmo. Nos mirábamos y sonreíamos. Bueno... No dejábamos de sonreír. Era especial, era único. Era algo que a los dos nos lleno de pleno. Después de un largo paseo llegamos a sentarnos en el césped. Hablábamos, y yo, que sólo tenía ganas de besarte impacientemente... Eran unos besos con mucha ternura, con sinceridad, con felicidad. Llevaba tiempo buscándote. Y llego la hora de marcharse, te ibas, y yo no podía hacer nada, me encanto esa tarde… Y así pasaban los días, juntos, apenas nos veíamos, pero recuerdo que jamás nos soltábamos. Nos echábamos de menos, lo recuerdo, aunque de una forma extraña. Yo no te lo decía por vergüenza. Y tu... Tu igual. Unas semanas después, nos atrincherábamos en un lugar muy mágico para nosotros. Nuestro banco. Nuestras tardes allí, y nuestras risas. Se nos hacia de noche, y ni nos dábamos cuenta. Nuestra primera vez al cine, y una película de terror. Me agarrabas fuerte, y yo te abrazaba porque tenías miedo, aunque la película… ¡La elegiste tu! Pasó el tiempo, y llegó mi cumpleaños. No esperaba nada, aunque tu… Ya me tenías preparado algo. Te pedía pistas, y no me las dabas. Ahí había un sobre, lo abrí, y... ¡Me habías invitado a un concierto! Fue genial, abrazados, y susurrándonos al oído la letra de cada canción. Ahí fue donde bailamos por primera vez. Que bonito lugar. Me costaba despedirme de ti esa noche… De pronto, llegaba la Navidad, aunque nos adelantamos y fuimos a ver L'Oceanografic. Pasamos un día divertido. ¿Recuerdas? Tu no celebrabas los Reyes Magos, y por eso te esperaba una sorpresa el día de Papa Noel. Un disco, una carta, chuches y una camiseta. No te lo esperabas, y fue divertido como me decías que había algo para ti, no sabías de quien era y qué es lo que en su interior ocultaba. Pasaron Navidades y fue entonces cuando nos tuvimos de separarnos una semana, era duro, me iba lejos de ti, y aún peor, me marche llorando porque no habían salido las cosas bien aquella tarde… En esa semana me levantaba con la ilusión de que faltaba un día menos para verte, y así eran todos los días. Hasta que nos volvimos a ver, nuestro reencuentro. Y llegó Febrero. Pasaban los días, y fue entonces cuando empecé a darte sorpresas al verme en la salida del instituto. Nuestros Martes, nuestros Jueves. Llegaron las Fallas, aunque no salió todo como me hubiese gustado, no iban a ser las últimas a tu lado. Lo más bonito que recuerdo de ellas fue un despertar junto a ti. Pasaban los días, y sumábamos meses, días, horas. Fue en aquellos 6 meses. Teníamos un fin de semana para nosotros. Y tenía que hacerse realidad. Pasamos uno de nuestros mejores fin de semana, juntos, de Viernes a Domingo. De despertar y lo primero que veía era a ti. De perdernos en la montaña, de encontrarnos en una foto, en un cuadro. Llegaba Mayo, y la Primavera se acababa. Aunque nosotros pusimos un candado en señal de que lo nuestro nunca acaba. Te invite al concierto de mi vida. Al de mi grupo favorito, al que da melodía a nuestros días de colores. Empezaba una etapa nueva, era la recta final del curso, y salió estupendamente. Junio. Celebrábamos nuestro 8º mes, te recogía por sorpresa, y te llevaba la comida para comer juntos en la playa. La sorpresa llegaría por la tarde, unos corazones con nuestras fotos te esperaban en el maletero del coche. Y nos abrazábamos. Éramos, somos y seremos sólo uno. Estaba a punto de llegar un día muy especial para nosotros. Era aquel 25 de Junio. No nos asaltaban las dudas, estábamos convencidos. Mientras sonaba de fondo La Valse D'Amelie. Supimos llegar hasta lo más profundo de nosotros, y nos dejamos llevar el uno por el otro. Venía Julio y te marchabas. No muy lejos, pero yo te echaba de menos. Hasta qué volvimos a juntarnos. Fue un beso muy cálido, como aquel mes, y un abrazo detonador. Pasamos unos días juntos en la playa. Era genial porque eras tu quien veía al despertar, y eras tu quien dabas color a aquellos días de verano. Amanecimos juntos en la playa, capturamos aquel momento tan rápido como aquella estrella fugaz que pasaba esa noche, cuando todas las nubes abrieron paso para nosotros. Y las olas chocando en la arena era la melodía perfecta aquella noche. Luego llegaba Agosto, tan frío como cálido aquel mes. Frío, porque la distancia nos separó. Y cálido, porque nuestro amor, es un amor verdadero, y cuando lo es, más da la distancia, porque no es un problema, sino un obstáculo el cual teníamos que saltar juntos. Pasaba una semana... Dos semanas... Tres semanas... Y al fin, al fin te tenía a mi lado. No recordaba cómo era besarte, no recordaba aquella sensación. Te miraba a los ojos, y veía el mismo mundo que en aquel primer día vi. De color. Nos encontramos en nuestro lugar mágico. Nuestro banco. Se acababa el verano, aunque fueron unos días perfectos juntos, en el apartamento. Llegaba Septiembre, y con él, las clases, una nueva rutina. Paso rápido, y aprovechábamos el tiempo muy bien. Ya estaba planeado, el paraíso ya lo veíamos de lejos. Sólo faltaban tres semanas. Y Octubre llegaría con ese toque de alegría que le da su nombre. Una sorpresa que no te esperabas, un concierto más a tu lado. Y un recuerdo inolvidable. ¿Ya lo ves? Estamos cerca. Muy cerca. Apenas falta una semana. Y dormimos otra vez aquí. 7, 6, 5, 4 días para el paraíso. Lo vemos ahí ya, esta noche es la última, y mañana empieza. Hace un año a estas horas hablábamos, discutíamos sobre cual era la mejor canción de Nirvana, y yo, te enseñaba una nueva entrada que había puesto en mi blog. -¿Soy la chica de los 15 minutos? -Bueno... Si, eres mi chica. Eres mi vida, mi cielo, mi gran alegría de cada día. Por eso te quiero, porque con una sonrisa levantad mi mundo, porque eres tú quien le da luz a nuestro mundo. Porque jamás pensé que encontraría a alguien como tú, tan azul. Ahí estabas. Acabas de bajar del bus, son las 6 de la tarde. Vienes hacia aquí... Supongo que estarás nerviosa, yo también lo estoy, no sabía sí ibas a llegar, estaba confuso por sí todo era un sueño y nada más. Te voy a besar, tenlo claro... Ya estas casi aquí y mil pensamientos invaden mi cabeza, miro tus labios, al fin, tus ojos, los observo con delicadez, y es que esos ojos son únicos en todo el universo. Ya estas... Esto empieza, te beso. Acabamos de pasar, estamos en el paraíso.

lunes, 1 de octubre de 2012

¿Te has dado cuenta de lo grande que es esto?

Hemos llegado a un punto muy alto, comparándolo con el Everest. Tan dulce como el azúcar. Y tan salado, a veces, como el agua del mar. Somos capaces de llegar al cielo con tan solo besarnos. Y de cruzar un charco enorme para conseguir una sola mirada, un solo gesto. Una sonrisa que es capaz de enamorar, de transmitir con toda su energía un enorme sentimiento. Nuestro amor es único, y nuestra historia, interminable. Mira hacia atrás, y verás el comienzo, sin embargo, aunque mires hacia delante, nunca verás el final. De eso consiste, de querernos hasta llegar al punto de saber que no tiene un final.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Yo estoy hecho de ti...

Allí estaba yo, frente a ti, donde siempre imaginé. Entonces tus formas tenían el sentido perfecto, al compás de tus suaves movimientos. Te imaginaba con la cantidad exacta de luz, la suficiente la cual yo pudiese imaginar el resto. Me descubrí mirándote, y puse empeño para descubrirte al detalle. Centré la atención en tus ojos, grandes y de colores preciosos. Entonces fue cuando por primera vez te descubrí en mí. Allí estabas tú, en cada movimiento, en cada parpadeo. En cada uno de los rincones de mi cuerpo pude descubrirte, en algunos más escondida que otros, pero en casi todos estabas presente.
¿Por qué prácticamente tú y yo formamos un solo elemento? ¿Un solo ser?
Te había idealizado tanto que poco a poco me fui componiendo contigo, hasta descubrir que yo estaba completamente hecho de pedacitos de ti.
Soy feliz sabiendo que has compuesto mi vida... De saber que hoy tú eres parte de mí. Hay veces que es imposible no contar contigo, sencillamente porque formas parte de mí.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

All you need is love. Felices 11.

Hay veces que te sientes mejor que otras, ocasiones y momentos que te hacen sentir mejor. Más feliz, más completo. Y hoy será uno de esos días, lo sé, es contigo. Como todos los que paso junto a ti, soy feliz. Soy completamente feliz a tu lado. Y es que desde que llegaste tú... Mi vida ha dado un vuelco, has quitado todos mis días grises, los has convertido en felicidad. Ya son 11 meses que viniste aquí a mi lado. Ha pasado mucho tiempo, es verdad. Te sigo queriendo, con las mismas ganas que aquél día en la hierba tumbados. Con la misma fuerza que el día que te dije que te amaba, porque siempre te he amado. Porque eres la luz de mi mundo. Y siento que es verdad... Vamos a estar juntos toda la vida. Y a hacer realidad todos nuestros sueños, como a veces hablamos de planes de futuro... ¿Saldrán con los ojos azules o verdes? ¡Más da, mientras seamos felices! Eres genial Blanca. Nunca tendréis la suerte que tuve yo aquél día de mirarla a los ojos y sonreír, y que me devolviese la preciosa mirada que tiene, y su sonrisa, su sonrisa fue espectacular. Me hiciste sonreír, y es que hacía tanto tiempo que nadie me sacaba una sonrisa... Por eso lo intenté, porque en tu mirada vi un mundo para los dos. Porque noté que te merecías lo mejor. Por eso te escribo esto, porque me encanta verte leyendo lo que escribo, y te haga feliz. Porque en tus brazos yo me siento seguro. Porque entre tus besos, yo me pierdo. Y en tu mirada aún sigo viendo aquél mundo que en ese momento vi. No olvides que si algún día me regalasen un futuro... No lo querría sin ti.

Te quiero, mor.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Azul como eres tú, el mar y el cielo azul, como tú.

Mirándote en silencio estaba percibiendo los restos de nuestro reencuentro. Una vez más aquí, te abrazo por detrás, y es que no te quiero dejar ir... Recordé sin querer cómo era el tacto de tu piel, como siempre en el ascensor, por cada vez que te vi marchar... Y el reloj se paró, pero el tiempo mereció la pena. Lloraba solo en aquél rincón, y aún era el viejo ganador. Fue lo mejor.

domingo, 12 de agosto de 2012

Felicidades princesa, me has robado el corazón.

Es tuyo, como lo fue aquel día 24 cuando me robaste aquella eterna sonrisa. Me enamoraste, me enamore de aquellos ojos tan bonitos, y los que siguen siendo mi perdición cada día. Y te supe enamorar. Y nos enamoramos. Ya hace 10 meses de aquello, el tiempo ha pasado rápido, preciso, y a veces tranquilo. Ni sin ti, y contigo. Me has hecho ver el amor, lo que es, y su significado. El significado de querer a tu mitad, por no decir, a tu entera, porque así lo eres para mí. Eres mi vida entera. Y aquí en estos párrafos de letras escritas no se esconde detrás un solo sentimiento, sino muchos que cada día salen a flor de piel. Son 305 días, cuando lo leas quizás son más, supongo, te veré, y te daré esta carta, la cual leerás y sonreirás, sumergiéndote en nuestros momentos de amor, de fantasía. ¡Hola caracola! ... ¿Lo echabas en falta?
Tan sólo decirte que si todo sale bien espero verte sonreír como nunca antes lo habías hecho. Porque en tu sonrisa se refleja mi mundo. Porque tu eres mi mundo.

(Esta carta es para ti, mi pequeña, te la escribí para dártela allí, donde solíamos ser felices)

domingo, 29 de julio de 2012

Lo único que quiero es verte amanecer.

Y en ese momento me di cuenta de que la vida no era nada. No era nada sin estar a tu lado. Pusimos la tierra a nuestros pies, apartamos las nubes, y tú, la estrella que brilla en mi cielo. Y es que juntos somos un terremoto, y separados, un volcán, hasta estallar. Y ahí, me sobraba todo, te tenía a ti, dormida en mis brazos, y el sonido de las olas chocando en la arena relajaba más que nunca. Pedía un deseo al paso de la estrella fugaz, contigo, siempre, toda mi eternidad. Las olas borraban de una nuestras pisadas, nuestros deseos, el deseo de estar toda una vida juntos. Y ahí, nuestro amanecer, son las 6:59 y te tengo aquí, abrazada a mí.

domingo, 22 de julio de 2012

Éste es el amor que nos une.

Colgando corazones en el techo de ésta habitación. Verdes, como aquél color que cubrían éstas paredes, que hoy, con el paso del tiempo son blancas. Algunos giran por la brisa que corre, otros quietos, son observados con más atención, es bonito, pensé, tú y yo juntos. Las sorpresas sorprenden, el paso de los días sin ti agobian, y el recuerdo tuyo aquí colgando de ésta pared. El reloj marca el "tic-tac" del paso del tiempo, como tu corazón latía, al ritmo de mi vida, pues es éste el que da vida a mi ser, tu corazón, tu vida. Dentro de unos días volveremos a vernos, veremos que el paso del tiempo se quedó en nada, y que esa nada en parte llegamos a odiar. Desde aquí hasta donde estés, te deseo lo mejor.

domingo, 8 de julio de 2012

Hola, buenos días de nuevo.

Volvemos a despertar juntos, volvemos a compartir la misma almohada, las mismas posturas, el mismo sueño. Me encanta despertar en mitad de la noche y abrazarte, o que te despiertes y te pongas a molestarme haciendo tonterías. Es algo bonito, precioso. Algo que marca en la vida. Dormir con quien más quieres, dormir con la persona que deseas que lo haga noche tras noche. Dormir contigo. Y puede hayamos pasado calor o frío en alguna de esas noches, pero te aseguro, que nunca he sentido ninguna sensación parecida a la de todas esas noches. Me haces especial. Te hago única.

miércoles, 27 de junio de 2012

Aunque no exista luna, yo te voy a querer.

Esto jamás se podrá borrar. Es algo de otro mundo, es algo nuestro. Tuyo, mío. Porque te quiero, porque me quieres, porque somos felices. Porque el uno sin el otro no seríamos nada. Porque pongo el mundo a tus pies sin pedir nada a cambio, tan sólo por verte feliz, por verte sonreír. Y tu lo sabes, pequeña, cada vez esto es más grande, cada vez te quiero más, cada vez esto es más infinito. Desde el primer beso hasta el último que te di anoche al despedirnos en el coche. La vida sin ti es un agujero negro, y contigo, la vida es mucho más bonita, es una vida, la mejor que podría existir. Porque contigo, yo soy feliz.

martes, 12 de junio de 2012

¿Uno más? No, uno nuestro. 8 junto a ti.

Porque eres única, especial, maravillosa. Te quiero, y así será durante el resto de mis días, durante toda esta eternidad. ¿Sabes que es lo mejor? Que tú estás aquí, que estamos juntos, que por mucho tiempo que pase, los dos nos seguiremos queriendo, porque tú eres mi vida, y yo, soy la pieza que le faltaba a tu puzzle. ¿Recuerdas aquél primer beso? Fue de sorpresa. Extraño, y a la vez bonito. Era nuestro primer beso. Y hoy hace 8 meses de él. A las 5 de la tarde, ahí, donde sólo estábamos tú y yo. Y como siempre que estamos juntos, para mí, no existe nada más que tú, tú y tu perfecta sonrisa. Tú y tu virtud de hacerme feliz. Gracias, gracias por cada momento, por hacerlo especial, por convertirlo en nuestro. Te quiero, princesa.

viernes, 8 de junio de 2012

240.

De besos en tu portal. En tu cama. O... ¡Corre, dame un beso que se cierra el ascensor! Vivo de ello. De tus besos. De tus manías, de tus vicios. Vivo esperando un beso más, el cualquier momento, en cualquier lugar. Cuando menos me lo espere, cuanto más tiempo lleve yo esperando. En la playa. En un metro destino a cualquier lugar. En el coche. Donde sea, pero solo quiero tus besos. Tan sencillos como increíbles. Los quiero nada más despertar. De desayuno. De comida, de postre. De merienda quiero tus besos. Antes de acostarme, quiero que sean tus besos lo último que vea, y lo primero al despertar. Quiero tus besos cada día que pasa, porque sin ellos me muero.

martes, 22 de mayo de 2012

Noches que no querían terminar.

Por esos días que te espero, que espero para poder ver tu sonrisa. Aquellos días que tardan en llegar, pero lo bueno siempre tarda, y lo bueno, siempre se ha de esperar. Y ahí vienes, tu, con tu perfecta sonrisa, y yo ya no veo nada más, ahora sólo existes tú. Y cada paso que damos, construimos nuestro camino hacia la eternidad. Y tengo miedo. Puede que no se refleje en mi mirada, que lo esconda, que lo aparte a un lado cuando contigo estoy. Pero aquí está, el miedo una vez más.
Miedo a perderte, miedo a ser un punto aparte en tu baile.

jueves, 17 de mayo de 2012

La ficción sólo es un cuento de la cruda realidad.

Recuerda, nunca dijimos para siempre, porque no se cumplen. Dijimos ∞. Te enamoré. Te volvería a enamorar. Te volvería a conquistar. Te sonreiría antes de marcharme por la esquina. Me volvería, te abrazaría. ¿Pero sabes? Lo que no haría sería marcharme de aquí. Ésta es mi vida, tú eres mi vida. Todo aquello que te rodea, todo aquello que me rodea. Tu cama, tu pelo, tus labios. Tus manos, tus te quiero, tu. Tu eres todo aquello que yo soñé, tu eres todo por lo que moriré.

lunes, 7 de mayo de 2012

Algo que nunca te conté.

Te veo al despertar, un día más, tu aquí, yo a tu lado. Tu duermes, yo sonrío, tu sueñas, yo contigo. ¿Sabes que es lo mejor de todo esto? Que hace que me de cuenta que no podría dejar escapar ni un solo día sin ti, que a cada segundo sin ti, es un segundo mutilado. Que sin ti, la vida no seria tan vida, y las flores en primavera no serian tan bonitas. Ni yo tan feliz sin ti.
Y tengo guardado algo que nunca supiste: Si abrieses el ultimo cajón de la mesita, huele a ti.

domingo, 29 de abril de 2012

Ven aquí, yo te haré feliz.

He pensado algo horrible, me decías, mientras estabas con la cabeza en mi pecho. Miedo, me decías que tenías miedo a que algún día no volvieses a escuchar los latidos de mi corazón. No dejarás de hacerlo nunca. ¿Verdad que no dejarás que deje de latir? Porque late por ti. Porque el ritmo de mi vida lo marcas tú, como un marcapasos, como el despertador que suena día tras día, y que hace que sonría al pensar que queda menos para verte. Porque estás en mi corazón, porque siempre estarás. Porque te amo, porque siempre te amaré. Recuerda...
∞ + ∞ = Tu y yo.

lunes, 16 de abril de 2012

Estoy hecho de pedacitos de ti.

Si algún día no estas te volveré a recordar todo aquello que un día te hizo feliz. Recordare que no podía vivir sin tus besos, y que suplicaba por volver a hacerlo. Te diré que aún tengo el cosquilleo en los labios cada vez que deseo besarte, y no estas aquí… Y las veces que noto tu brazo por mi hombro, pero me giro, y no estas… De que deseo darte un abrazo, porque no estoy bien, pero no estás… De mil noches en vela, después de mil intentos por girarme y ver que estas, pero no… No estabas, no ibas a estar. Y yo iluso, una y otra vez más. Pero te aseguro que no deje de intentarlo. Cada noche es la misma rutina. Y cada mañana que no estas aquí, echo de menos darte los buenos días. Te echo de menos mientras te escribo esto, y cuando lo leas, te seguiré echando de menos. Te echare de menos siempre que no estés… Y es que esa es la realidad, una realidad que supera a todas, incluso supera a la ficción. Porque nuestro amor, dure lo que dure, siempre estará presente. Porque el amor verdadero, nunca se va. Nunca se ha ido, siempre estará presente. Te llevo tan adentro que te asustarías, porque estás en ese lugar donde solo las cosas ocurren una vez, donde nunca más se podrá olvidar. Siempre te amaré.

jueves, 12 de abril de 2012

12.

Seis meses junto a ti, seis meses irrepetibles. Puedo morir, pero moriría feliz. Feliz por haber estado junto a ti estos seis meses, feliz por haber podido compartir mi vida contigo, por darte mi aliento cuando lo necesitabas. Feliz, porque tan sólo tú me has hecho creer en la magia del amor. Del querer y poder. De estar junto a ti sin apenas espacio entre los dos. Porque juntos somos un terremoto, un volcán. Junto a ti cada día es especial. Único. Como nuestro amor. Eternamente a tu lado.

lunes, 9 de abril de 2012

Lo sabes bien, me quedaré.

Te he preparado unas tostadas con chocolate y está la televisión encendida. Te estoy esperando a los pies de una mesa limpia, de la que he apartado todas las cosas, las lágrimas que alguna vez se dejaron caer, y también todas las canciones que tú no conoces y que escuché cuando tú no estabas y yo trataba de vivir, de aprender a hacerlo. Hemos conocido tantas cosas en todo este tiempo, hemos hablado tanto, te he observado, hemos reído juntos, hemos llorado, y todo lo demás que uno hace cuando pasa el tiempo y no puede detenerlo, sabes de qué hablo, ¿verdad? Y mientras, te encontraba cerca, entre mis dedos, reflejada frente mi mirada, como en ventanas que a un poco de distancia se convierten en espejos, o debajo de las sábanas, esperándome, como si hubieses saltado a la realidad desde el fondo de mis sueños. Ha pasado el tiempo, y no te creas, tampoco sé muy bien porque el tiempo decide pasar tan rápido cuando estoy junto a ti. Tengo aquí palabras e historias que jamás te conté, quiero escucharte, saber qué hiciste tú con todo lo que uno tiene entre las manos cuando escucha los relojes avanzar cada segundo que pasa, quiero que me cuentes quién te hizo daño, quién te defraudó, a quién olvidaste, a quién empezaste a querer, quiero que me expliques cómo lo hiciste para creer, para mantenerte bien en pie, quiero que me hables de las risas que yo no escuché, y de las lágrimas que no vi. Te estoy esperando mientras pienso que quizás. Mientras pienso todo lo que casi siempre viene tras un quizás. Y sin embargo, sé que no estarás esta noche a los pies de mi cama, ni tocarás a la puerta cuando me vaya a dormir. Pero, ¿qué más da? Creo que es lo de menos, y que estoy acostumbrado. A veces ocurren las cosas cuando menos lo esperamos. Te seguiré esperando, hay tiempo de sobra. Y mientras, no vienes, porque en realidad sé que no aparecerás de repente, te seguiré buscando; encontrando, en todos aquellos lugares y rincones, en los que nunca hay nada, pero en los que apareces tú, para llevarle la contraria a la soledad.

lunes, 2 de abril de 2012

Azul y gris.

Volvemos a despertar juntos. Es bonito compartir sabanas con quien más quieres. Todo es bonito a tu lado, todo es perfecto. Y al despertar te vuelvo a susurrar lo que más te gusta... "Buenos días, princesa". Y a mitad noche me despierto al rozar tus pies en el borde de la cama, te miro, sonríes, y me abrazas fuerte. Me haces sentir genial, me haces feliz, jodidamente feliz. No quiero más besos que no sean los tuyos, no quiero compartir almohada si no es contigo. Y si me dan una vida, no la quiero sin ti. Que sin ti las sombras me inundan. Que sin ti todo se vuelve gris.

domingo, 25 de marzo de 2012

Primavera Anticipada.

Te veo de lejos, vienes sonriendo, vienes matándome a besos. Vienes, voy, y como siempre, somos uno. Me encanta mirarte, mientras miras hacia delante, te veo sonriendo, te veo haciendo de una maravilla mi vida a tu lado. Cada segundo que paso a tu lado es especial, cada beso que me das es una maravilla más. Y en esta vida sólo quiero tus besos. Mirando como se nos va el tiempo a todas horas. Nunca veinticuatro horas serán suficientes, siempre querré más. Como cada día que pasa, te quiero más y más. "Si quieres mucho, amas, es el grado superior, es automático, no busques más"

lunes, 12 de marzo de 2012

Mi luz que brilla en la oscuridad.

12.
Zwölf, twaalf, douze, δώδεκα, dodici, twelve, doze, tolv, oniki. 
 Ya son 5 meses, 152 días a tu lado, 23 semanas que hemos vivido juntos. Podría contar cada segundo que he esperado por ti. En nuestro banco, a la salida del colegio, o en el portal de tu casa. En nuestra cama, guardando nuestros sueños. Los imagino cuando no estás, cuando me faltas, y es cuando siento frío. Los días junto al mar. Las noches que no acaban, y de las ganas de acabar con la poca distancia que nos separa. Te prometí días de colores, y si nos sale alguno gris nosotros lo pintamos. Ya sabes que yo siempre haré todo lo posible por verte sonreír. Buscaré siempre tu mirada por las calles, hasta encontrarte, abrazarte y no soltarte. Ven, sonreiré. Sabes que te esperaré. Eres mi mundo, mi creación.

domingo, 11 de marzo de 2012

∞.

Cada día que pasa crece aún más este sentimiento, nuestro sentimiento que nos une. Cada día que pasa se que, aun que pasen miles de personas más por mi vida, ninguna me querrá tanto como tú. ¿Cómo lo haces? Me haces jodidamente feliz. Al ver tus ojos, no me imagino un futuro sin ti, sin nosotros. Sin nuestras sonrisas y nuestras cosas que hacen que cada día nos queramos más. Te quiero, y así es. Nadie nos separará, ni nosotros mismos. Porque quiero una vida a tu lado, contigo. Despertarnos en nuestra cama y darte los buenos días cada día que pase. Empezar con una sonrisa gracias a ti, como hoy. Como cada día que pasa, porque no hay razón para no sonreír si sé que te tengo a ti. Las palabras ya se quedan cortas, porque los "Te quiero" ya se nos quedan pequeños, porque estamos inventando un amor que ni en sueños se podría recrear. Porque somos perfectamente imperfectos, y eso hace que cada día nos queramos más.
12 + ♥ = ∞

domingo, 4 de marzo de 2012

Quise un mundo mejor; quise que tu fueses mi mundo.

Tal vez te escribo cartas, porque te mereces saber lo que siento por ti. O lo que pienso en diferentes ocasiones de mi vida. Vuelvo aquí, donde te escribí todo aquello que hizo que te parases a pensar, a escucharme, a quererme. Te quiero a pesar de todo, de la poca distancia que nos separa, de nuestros malos momentos, y de algún que otro enfado. Estarás pensando que hoy te digo las cosas malas, y no, tan sólo pretendo hacerte saber que aunque no me mires, estoy detrás tuya esperando a que te gires, o hagas algún gesto. Que no te das cuenta, pero te miro a cada segundo, y cada uno que pasa me gustas mas. No me imagino sin ti, sin una de nuestras tardes, o tus besos de despedida. O que te lances a mi subiéndote encima, como tanto me gusta... No te aseguro un para siempre y que todo irá bien, pero lo que sí puedo decirte es que no dudes en contar conmigo; que estoy aquí, a tu lado. Días irrepetibles, momentos que jamás olvidaremos. Como aquél día 12 de Octubre. Te doy las gracias por estar a mi lado, por quererme, por cuidarme, te las doy por seguir a mi lado pese a todo, y por haber hecho de esto algo que en la vida olvidaré. Gracias otra vez por ser la razón de mi sonrisa, por no separarte de mi ni un sólo segundo. Porque cada vez que estoy a tu lado me siento único. Porque eres mi vida, y no me imagino sin ti, Blanca.

viernes, 24 de febrero de 2012

Días de cristal; nadie los podrá tocar.

Mi almohada absorbe mis lagrimas, mis llantos. Ella creo que me comprende cada noche que paso sin ti... De querer hasta doler. 135 días juntos. Hoy no escribo desde el metro, escribo desde aquí, tu cama, mi cama. Te escribo porque me faltas. Porque me quedare contigo, aunque ya no quede nadie. Girarme, verte ahí... Sonriendo aún, y despedirnos con una sonrisa, la misma que el próximo día nos volverá a unir. Cuando te espere en tu portal, buscando esa sonrisa por el cristal... Nueva y vieja sensación, poder recuperarse antes de que salga el sol.

Deshacer la cama y meternos bajo el edredón.

Si bien me conoces, sabrás que te querré dar una sorpresa cada Martes. O cada Jueves cuando salgas por la puerta de tu instituto. Para volver a verte, para volver a ver tu sonrisa, porque no puedo vivir sin ella. No puedo vivir sin ti. Supongo que sabrás que me encanta el paseo que damos hasta casa, cuando nos tumbamos en la cama, y nos dejamos llevar por nuestros sentimientos. Cuando me miras, me sonríes, y te susurro que te quiero, que te quiero sólo a ti. "Pintaremos de color aquellos días grises" ¿Te acuerdas? ... A veces pienso que la vida sin ti no sería vida, y que moriría cada día por quererte un poco más. Y es que amor en la vida, sólo hay uno... Y tú, eres el mío.

jueves, 16 de febrero de 2012

Si me sueltas entre tanto viento... ¿Cómo voy a continuar?

Quizá pienses que estoy algo ido, pero no pierdo ni una sóla oportunidad. Duele ver como te vas con un "Adiós", lo que puede llegar a ser esa palabra para mí... Me duele. Supongo que siempre las cosas no serán como nosotros queramos, como deseamos que sea cada día. Pero recuerda: Aquí antes había felicidad. Amor. Y nos sobra, pero a veces, duele. Duele ver como uno de los dos se enfada. Duele ver como se consumen nuestras palabras al paso del tiempo. De como puedes llegar a ser lo mejor... A ser lo peor. Duele leer un adiós. Y mañana, despertaremos y todo seguirá como era antes, te daré un beso a la salida, y sonreiremos. Luego, te echare de menos hasta volver a tenerte junto a mi. Y seremos felices: Otra noche durmiendo junto a ti.

domingo, 12 de febrero de 2012

Si no lo has descubierto aún: Lo eres todo para mí.

Siempre que te escribo algo, lo hago desde este rinconcito de mi. Donde todo es felicidad, donde estas tú. Aún no me creo que te tenga después de 123 días, así es. En ese tiempo me has convencido, asegurado... Demostrado, que sin ti no podría vivir. Y como te he dicho tantas veces, sin ti ahora, no seria nada, sin embargo ahora soy lo más feliz del mundo, el que más. Ya no quedan palabras para decirte que no sepas ya, pero lo que yo siento por ti, es lo que aún no tiene palabra para describir este sentimiento que cada día nos une a ti y a mi. Por eso estoy orgulloso: Por tenerte, por tratarte como te mereces, y por tener la suerte de que un día me dejases formar parte de tu vida con un simple "Te quiero". Me acuerdo del primer día como si fuese ayer. Te amo mi vida. Te ama tu chico, siempre tuyo, siempre nuestro, 12.

sábado, 4 de febrero de 2012

Porque un 12 siempre dirá lo que nosotros somos juntos: Felices.

Supongo que se hará duro el camino hacia tu casa después de verme marchar hacia las escaleras del metro, pero créeme, duele más saber que cada segundo que paso en el metro de regreso a casa me alejo un poco más de ti... Duele, pero soy feliz. Suena raro, estas dos palabras nunca suelen ir juntas, el dolor y la felicidad, que son como dos imanes del mismo polo: Se repelen. Pero así es, soy feliz, quiero decir... Me haces feliz. Por cada mirada tuya, y cada segundo que decides gastar en mi, en hacerme sonreír, demostrándome que sin ti no soy nada. Te escribo ahora, cuando ya han pasado varias paradas, bajo ya, pero todo le llega al que sabe esperar, y el próximo día cogeré el metro en mi parada e iré decidido a hacerte feliz, tanto como tu haces que lo sea yo. Amor, que sin ti, no hubiese yo. Y que vida solo hay una, y yo la quiero pasar a tu lado.

domingo, 15 de enero de 2012

DOCE.

Hemos reído, hemos llorado, hemos pasado muchos momentos inolvidables en nuestra vida. Gracias por estar aquí, eres especial. Sentí frío y tú me abrigaste, caigo y tú me levantas. Y a mi vida le diste una sola dirección. Gracias a ti, hoy soy feliz. Cuando llegaste aprendí a vivir. Eres mi vida, mi todo. Gracias por todavía seguir aquí, gracias por ser esa parte de mi vida, sabes que eres muy especial.

jueves, 12 de enero de 2012

12, todo.

Sabes, yo sé porqué te quiero, porque haces que todo sea fácil, como un tren con solo una parada, la parada de tu corazón y un viaje infinito, muestras lo que realmente sientes, vas con ello por delante. Si tuviera que elegir donde vivir, sería a tu lado, para siempre. Nos empeñamos en buscar la felicidad cada día y no nos damos cuenta de que, es ella quien tiene que encontrarnos, y eso será donde menos te lo esperas. Y lo mas importante, es la persona que escoges para que camine a tu lado, todo lo que te da, aprovéchalo, y valora todas las cosas, hasta el más mínimo detalle, y lo mas importante, quiere a esa persona. Esconderte es lo que menos te importa, lo que te importa es que estas tocando con las llemas de los dedos eso que has estado soñando toda tu vida, y ya solo importa, hoy, el presente y lo que queda por vivir. Dicen que enamorarse es un acto reflejo, como tener miedo, yo no tengo miedo a tropezarme, a caerme, a sufrir por lo que quiero, a dejarme la piel por eso, porque de pronto, todo ese miedo se empieza a disfrutar como en una montaña rusa y eso, es la felicidad, todo lo que tú me das.

lunes, 9 de enero de 2012

Quédate conmigo esta noche.

Acuérdate de aquella noche, cuando tu estés acostada ahí, piensa que yo también lo estuve a tu lado. Desde un principio te quise. A mi lado. Mis lagrimas caen como cuchillas... Todas las palabras que dijimos entran ahora por mi cabeza. Y nada tiene sentido en este lugar, no estás tú. Hicimos todo lo que pudimos, y pensar que ahora no se puede hacer. Deseo poder regresar allí. Me pierdo a mi mismo, se sacude el dolor en mi cabeza. Me estoy derrumbando, tal vez.
Podemos ser, una y otra vez.
Podemos ser, para siempre.

domingo, 8 de enero de 2012

Felicidades Blanca.

Hoy cumple años una persona especial para mí, alguien que ha marcado el ritmo de mi vida, que la ha cambiado desde el primer segundo que la vi. Sería especial agradecerte con palabras todo lo que has conseguido hacer por mi, las cosas que has hecho por los dos, pero ya sabes, no hay palabras que puedan expresar todo un sentimiento, ni todo el agradecimiento que te quisiese dar. El primer cumpleaños a tu lado, y los que nos quedan. Querría que supieses, que para mí, te has convertido en algo maravilloso, en esa persona que no podría vivir, y es que es verdad, no puedo vivir sin ti. Sin tus besos, sin tus miradas, sin tus caricias: tus abrazos, que son los más bonitos, como tú. Sin esos te quiero, que llenan nuestros días, y tu bonita sonrisa que ilumina mi mundo. Aquella que es capaz de alegrarme el día. La más bonita de todas. Nunca te cambiaría. Y cuando digo nunca es nunca, por que si me faltas tú, me falta todo. Espero que en este día lo pases genial, con las personas que quieres. Y me gusta, que quieras compartir tu tiempo con el mío, que me veas con esos ojos, y que me sonrías cada vez que te miro. ¿Sabes? Por dentro no sabes lo que siento, tal vez mis ojos lo demuestren todo.
Muchísimas felicidades Blanca, felices 16. Te amo.
Alex.